¿Qué es la Alabanza y la Adoración?



ALABANZA

a. Definición Literal-

La alabanza es el producto de enunciar afirmaciones positivas sobre una persona, objeto o idea, ya sea en privado o públicamente. Muchas personas responden a las alabanzas, aumentando de alguna manera su autoestima o confianza en sí mismos si una buena cantidad de alabanza es recibida.

b. Contexto Religioso-

En el contexto religioso, las alabanzas a Dios forman parte integral de la liturgia, por ejemplo en el Cristianismo o el Islam, que sostienen que Dios es un ser supremo digno de alabanza. El libro bíblico de los Salmos es una colección de himnos y poemas que en su mayoría alaban a Yahvé. En el cristianismo, además la palabra puede tener otro significado, entendido como una frase que ya sea describe a Dios o da un testimonio sobre lo que Dios ha hecho.

Una alabanza puede ser es una expresión interna o externa, la cual puede tomar diversidad de formas, dígase canto, enunciado, baile, pensamiento, etc.

c. Catecismo de la Iglesia Católica-

2639 La alabanza es la forma de orar que reconoce de la manera más directa que Dios es Dios. Le canta por Él mismo, le da gloria no por lo que hace, sino por lo que Él es. Participa en la bienaventuranza de los corazones puros que le aman en la fe antes de verle en la Gloria. Mediante ella, el Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios,102 da testimonio del Hijo único en quien somos adoptados y por quien glorificamos al Padre. La alabanza integra las otras formas de oración y las lleva hacia Aquel que es su fuente y su término: "un solo Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas y por el cual somos nosotros" (1 Co 8, 6).

Este punto del Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña lo siguiente:

1- Nuestra actitud en el momento de alabar a Dios. No alabo a Dios por lo que hace, alabo a porque EL lo hace. Las manifestaciones y obras de Dios motivan mi alabanza, no reciben mi alabanza. Por esto, si alabo a Dios solo por lo bueno que hace, fallo. Mi alabanza debe ser constante, en momentos de aflicción, como en momentos de gozo; cuando El se manifiesta evidentemente y cuando no lo hace.


2- Mediante ella, su Espíritu se une a mi espíritu para dar testimonios de que soy hijos de Dios. El que alaba a Dios constantemente, no es un hombre depresivo, sin visión, sin propósitos en la vida; sino que entiende que es hijo de un rey, con una autoestima saludable, porque su Espíritu me revela que soy hijo de Dios, que en los cielos hay alguien que me ama.


3- La alabanza integra las otras formas de oración y las lleva hacia Aquel que es su fuente y su término. La alabanza debe ser el comienzo y fin de todo momento de oración y de intimidad con Dios.

2643 La Eucaristía contiene y expresa todas las formas de oración: es la "ofrenda pura" de todo el Cuerpo de Cristo "a la gloria de su Nombre";112 es, según las tradiciones de Oriente y de Occidente, "el sacrificio de alabanza".

d. ¿Qué es la Alabanza?

1- La alabanza tiene que ver con quién es Dios, son expresiones de loor y gratitud dirigidos a Él, en celebración.


2- Se le alaba por sus obras, por sus atributos, etc. Cuando alabamos al Señor, según Salmo 22,3; Dios se entrona entre nosotros, habitando la atmósfera de nuestras alabanzas.


3- La alabanza atrae la Presencia de Dios.


4- La alabanza no es una canción alegre donde todos dan palmas.


5- La alabanza tampoco son las canciones rápidas que van antes de las más tranquilas.


6- La alabanza es una declaración, un grito de victoria que proclama que la fe se mantiene firme en el lugar que Dios nos ha dado.


7- La alabanza es una proclama de que el intento del enemigo por derribarnos no nos moverá.


8- La alabanza declara que los intentos del enemigo por robarnos no tendrán éxito.


9- La alabanza es una de las armas más poderosas en la batalla contra Satanás. Por esta razón, la mayoría de los espíritus demoníacos suelen manifestarse en momentos de alabanza comunitaria. La alabanza deshace los decretos que Satanás prepara en contra de los hijos de la luz.


10- Si necesita que el enemigo huya de su vida, entonces necesita alabar hasta conseguir la victoria.


11- Cuando alabamos a Dios junto con otros creyentes liberamos una fe explosiva que atemoriza al enemigo.


12- La alabanza es un poderoso grito de guerra que declara que nos mantendremos fuertes y que alabaremos a Dios todo el tiempo, por sobre las circunstancias.


13- La alabanza nos lleva a la presencia de Dios, donde el enemigo no tiene otra opción más que huir.


14- La alabanza se extiende más allá de lo que sentimos, de cómo fue nuestra semana o nuestro día, ya sea que tengamos mucho o poco. Nos permite ir directo a la majestuosa realidad de Cristo, nuestro glorioso Señor y el Rey de Reyes.


15- La alabanza es la mención de los atributos de Dios.

e. Términos Hebreos para Alabanza. Alabanza en el Antiguo Testamento.

Echemos un vistazo primero a algunas de las palabras en el Antiguo Testamento que aparecen traducidas como alabanza, a fin de descubrir algo acerca del significado y esencia que tienen la intención de comunicarnos.


1. Hallal: es la palabra más frecuentemente usada en el Antiguo Testamento para alabanza. Aparece unas ochenta y ocho veces. Su significado más profundo es "jactarse, celebrar, regocijarse, gloriarse en algo".


2. Hilluwi (se deriva de Hallal): es una "celebración de acción de gracias por la terminación de la cosecha". Tal alabanza tiene que ser expresada con alegría. Una escena posterior a la cosecha en cualquier país agrícola ilustraría la esencia de esta palabra. Han terminado los largos meses de espera ansiosa. La cosecha ya ha sido recogida y puesta a salvo. Ha terminado el duro trabajo, las herramientas se han recogido, la cosecha está almacenada y asegurada. Cantar y bailar están a la orden del día. El regocijo es una expresión de acción de gracias y de alabanza.


3. Tehillah (otra palabra que se deriva de Hallal): en esta ocasión el énfasis reside en el canto. Por lo tanto, cantamos nuestro hallal, nuestra celebración. Cantamos una clara canción de alabanza para Dios. Le celebramos en nuestros cánticos. Muchos de nuestros cantos e himnos son oscuros y abstractos. Deberían ser cantos de alabanza a Dios claros y simples. Tenemos que jactarnos de El tanto en nuestras palabras como en nuestra música.


4. Shabach: esto significa "clamar en voz alta, un grito de triunfo, grito de victoria, grito de jubilo, gloriándose en la victoria". La alabanza no siempre tiene que ser ruidosa. No tenemos que gritar siempre. Pero hay ocasiones en que un grito de triunfo es la única manera digna de alabar a Dios. Salmo 47, 1: "Aclamad a Dios con voz de júbilo". Cuando surjan ocasiones de tal índole, no se siente tímido, deje que su aclamación de alabanza resuene.


5. Zamar: el significado es "tocar o interpretar instrumentos de cuerda". Aquí hay una referencia obvia al asunto de alabar a Dios con instrumentos musicales. También tiene el sentido de "cantar alabanzas con el acompañamiento de instrumentos musicales". !Qué maravilloso es tocar delante de Dios con toda clase de instrumentos, produciendo manifestaciones resonantes de loor a Su gran nombre!


6. Yadah: el significado primario es "expresar palabras de agradecimiento". Sin embargo, también contiene el pensamiento de "levantar las manos" para dar gracias con ellas extendidas hacia Dios.


7. Towdah: esta palabra procede de la misma raíz que Yadah, y tiene, obviamente, un significado muy similar, pero es aún más específica. Significa "extender las manos en adoración y acción de gracias".


8. Barak: "arrodillarse en adoración:. Aquí la postura de todo el cuerpo expresa una adoración de alto calibre Arrodillarse delante de alguien es manifestar humildad, demostrando de esa manera que la posición y dignidad de tal persona son superiores a las suyas.

ADORACION

a. Definición Literal-

Reverenciar con sumo honor o respeto a un ser, considerándolo como cosa divina. Reverenciar y honrar a Dios con el culto religioso que le es debido. El acto de tributar reverencia, adoración u homenaje a Dios.

b. Catecismo De la Iglesia Católica-

2628 La adoración es la primera actitud del hombre que se reconoce criatura ante su Creador. Exalta la grandeza del Señor que nos ha hecho y la omnipotencia del Salvador que nos libra del mal. Es la acción de humillar el espíritu ante el "Rey de la gloria" (Sal 24, 9-10) y el silencio respetuoso en presencia de Dios "siempre mayor". La adoración de Dios tres veces santo y soberanamente amable nos llena de humildad y da seguridad a nuestras súplicas.

Este punto del Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña lo siguiente:

1. La primera actitud para ser un autentico adorador es reconocer que somos criaturas. Reconocer que no soy lo máximo, sino que hay algo siempre superior a mí. La criatura siempre va a tender hacia el creador. Toda criatura va en búsqueda de su creador. Todas la culturas del mundo en todos los tiempos han buscado un ser divino, ejemplo: culturas indígenas tenían dioses, los griegos tenían dioses, etc.

2. Toda criatura tiene un corazón de adorador en Potencia. Y los verdaderos adoradores reconocen esta verdad. Todo ser humano tiene la posibilidad y la capacidad de convertirse en un adorador.

3. Es la acción de humillar el espíritu ante el "Rey de la gloria". Humillar significa: Inclinar o doblar una parte del cuerpo, como la cabeza o la rodilla, especialmente en señal de sumisión y acatamiento. Arrodillarse o hacer adoración. El adorador se somete a la voluntad de Dios y acata sus mandamientos.

4. Y el silencio respetuoso en presencia de Dios "siempre mayor". El adorador sabe callar para escuchar la voz de Dios. Dios no es mudo, el habla en la adoración.

c. ¿Qué es Adoración?

1- "Adoración" se traduce de cuatro palabras en Griego, utilizadas en el Nuevo Testamento. La palabra ADORAR es encontrada setenta y seis veces (76) en el Nuevo Testamento:

(a) Proskuneo – 59 veces. "Besar la mano de"; hacer cortesía, hacer reverencia. El acto de tributar homenaje, Juan. 4, 24. Es la palabra más frecuente que se traduce adorar. Se usa de un acto de homenaje o de reverencia. Besar la mano a (hacia), una señal de reverencia... de aquí que entre los Orientales, esp. los Persas, caer sobre las rodillas y tocar el piso con la frente como una expresión de profunda reverencia

"... usado para designar la costumbre de postrarse uno mismo ante una persona y besar sus pies, el borde de su vestido, el piso, etc.; (caer y) adorar, hacer homenaje a, postrarse uno mismo ante, hacer reverencia, dar la bienvenida respetuosamente, ... Esta reverencia o adoración es dada: 1. seres humanos ... 2. a Dios ... 3. al Diablo y seres Satánicos ... 4. a los ángeles ... 5. a Jesús,

(b) Sebonai - Reverenciar, con fuerte sentimiento de temor reverencial, Mateo 15, 9.

(c) Latreuo - Servir, rendir servicio religioso, homenaje, Filipenses 3, 3.

(d) Eusebeo - Actuar piadosamente hacia [Alguien], Hechos 17, 23.

Cada una de estas palabras expresan la acción que uno hace hacia Dios. La adoración es un acto externo motivado por un sentimiento interno. No es lo que uno recibe, ¡sino más bien lo que uno le da a Dios!

2- El uso de la palabra "adoración" en el Antiguo Testamento. Aparece unas 116 veces.

a. Es traducida muy frecuentemente de la palabra Hebrea SHACHAH, que significa "inclinarse, arquearse, agacharse, doblarse". (99 veces).

b. SEGAB es traducida "adorar" 11 veces - "postrarse, hacer reverencia". Daniel 2,3.

c. ABAD (5 veces en 2 Reyes 10) "hacer, servir".

d. ATSAB (1 vez, Jer. 44:19) "tributar culto".

3- Adorar es entregar a Dios nuestra propia inteligencia, que se rinde ante Él, y todo nuestro amor, que siente que arde en Él. Es un acto que nos desprende de la cadena más profunda que nos ata: nuestro propio "yo". Por eso, adoración significa liberación.

4- La adoración es el acto propio del cielo, y por lo tanto es lo propio de los buenos.

5- Ahora bien, esta adoración celestial es perfecta, continua e irreversible. Por contraste, las experiencias de adoración que tenemos en la tierra son imperfectas, temporales y no definitivas.

Esto quiere decir que las experiencias, más o menos intensas, de adoración que Dios nos regala en esta vida mortal no son todavía el "premio", sino una manera de invitarnos a crecer en fervor, obediencia y confianza hacia Él, que es la fuente de todo bien. Esta invitación Dios la concede no sólo a los que ya son "buenos", sino muchas veces también a los "malos", precisamente para atraerlos hacia su dulzura.

6- Llamo adoración a una explosión de fe que nos permite correr directo a los brazos amorosos de Jesús.

7- La adoración es la respuesta a la presencia de Dios.

Mateo 2,11:

“¡Qué alegría más grande: habían visto otra vez a la estrella!. Al entrar a la casa vieron al niño con María, su madre; se arrodillaron y le adoraron. Abrieron después sus cofres y le ofrecieron sus regalos de oro, incienso y mirra.”

8- Como dice la Enciclopedia Católica la ADORACIÓN conlleva dos actos, uno interno y otro externo, sin el acto interno de “percibir la perfección de Dios y someternos a ella en asombro” el acto externo (las posturas, el culto) es vano.

9- La verdadera Pasión libera la verdadera adoración.

¿Sabes porque María era una mujer con tanta pasión? Era porque Maria sabía que había sido rescatada de un pozo de perversidad espiritual y oscuridad. Ella sabía que el amor y la misericordia de Dios le habían perdonado su gran pecado. María estaba endeudada de por vida con el Señor Jesucristo. Ella sabía qué era vivir una vida sin Dios. Como si ella se hubiese dicho así misma; “Tengo tal pasión por Jesús, pues he conocido el amor y perdón que he encontrado en él, que tan sólo quiero ir y darle las gracias”. Dios desea que tengamos esa misma pasión intensa en nuestros corazones hacia él.

Concentrémonos ahora en las cuatro características de la adoración

1. La adoración en la verdad. La raíz griega de la palabra verdad es ALETHEIA, y esta es la palabra que uso Jesús cuando dijo: Y conoceréis la verdad los hará libres. Esta es la primera característica que Jesús menciono. Es decir, la adoración debe basarse en la verdad de las escrituras. Adorar a Dios en verdad es igual a adorarlo con la Biblia. Para poder obedecer, amar, servir y respetar a Dios necesitamos conocer la verdad de su palabra, es decir, necesitamos conocerle a Él, si es que deseamos agradarlo.


2. La adoración autentica. Esta es la segunda característica que Jesús mencionó. Él dijo es necesario que los adoradores adoren en espíritu. No se estaba refiriendo al Espíritu Santo sino al espíritu del hombre. Esto es igual a amar a Dios con todo nuestro ser, no solo de labios también de corazón, con nuestro espíritu. Es ser autentico, la adoración es la respuesta de nuestro espíritu al Espíritu Santo, recordemos que Dios se comunica con nosotros a través de nuestro espíritu. Dios mira más que nuestras palabras, Él ve la actitud del corazón. Al hablar del adorar con el espíritu se abarca los pensamientos, los sentimientos y las emociones.


3. La adoración reflexiva. Esta es la tercera característica y la encontramos en el mandamiento de amar a Dios con toda nuestra mente. A Dios no le agrada que cantemos u oremos con apatía, sin entendimientos, solo de labios. La Biblia nos enseña que cuando adoramos debemos de involucrar nuestra mente, ser reflexivos, es decir, poner atención en lo que estamos cantando. Nuestra adoración debe de brotar del amor hacia Dios, de la gratitud que tenemos por todo lo que Él ha hecho por nosotros. Y por el gozo que viene de fruto del espíritu.


4. La adoración práctica. La cuarta característica de la adoración la encontramos en el texto que dice: Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. Romanos 12:1. Este verso nos esta diciendo que para adorar hay que involucrar el cuerpo, para amar debemos involucrar nuestro cuerpo, para servir hay que involucra el cuerpo, para cantar y alabar es vital involucrar el cuerpo. A esto es lo que llamamos una adoración práctica.

Alabanza y Adoración: El ciclo de la Comunión Perfecta

¿Qué sucede en la Alabanza y Adoración? Un fluir de bendición.

Catecismo de la Iglesia Católica.

2626 La bendición expresa el movimiento de fondo de la oración cristiana: es encuentro de Dios con el hombre; en ella, el don de Dios y la acogida del hombre se convocan y se unen. La oración de bendición es la respuesta del hombre a los dones de Dios: porque Dios bendice, el corazón del hombre puede bendecir a su vez a Aquel que es la fuente de toda bendición.


2627 Dos formas fundamentales expresan este movimiento: o bien la oración asciende llevada por el Espíritu Santo, por medio de Cristo hacia el Padre (nosotros le bendecimos por habernos bendecido); o bien implora la gracia del Espíritu Santo que, por medio de Cristo, desciende de junto al Padre (es Él quien nos bendice).

Perfecta comunión:

No podemos confundir contemplación con alabanza, ni viceversa. Tienen un significado muy distinto, aunque ambas sean formas de oración dirigidas a Dios. Estas dos formas de oración tienen que estar presente en nuestra vida espiritual. Ambas son un baluarte en nuestra vida de oración profunda, para que de alguna manera seamos agradables a Dios.

Alabo a Dios continuamente y el Espíritu desciende y se manifiesta en toda su gloria sobre mí. Pero esta acción del Espíritu no es pasiva, no se detiene ahí; sino que me tiene que llevar en sus brazos al silencio interior “la contemplación”. ¿Por qué? Porque en la contemplación no va a descender el Espíritu Santo sobre mi, porque ya le he recibido en la alabanza, sino mas bien, este Espíritu me va a tomar en sus alas y va a elevar mi espíritu hasta la presencia de Dios. En la Alabanza el Espíritu de Dios desciende, pero en la contemplación mi espíritu asciende hasta la presencia de Dios, y comienza a saborear todas las delicias espirituales que el Padre nos ofrece.

1. La alabanza es lo que hacemos para atraer la presencia de Dios, y la adoración es lo que hacemos cuando su presencia ya haya llegado.


2. La alabanza tiene que ver con quién es Dios, son expresiones de loor y gratitud dirigidos a Él, en celebración. Se le alaba por sus obras, por sus atributos, etc. Cuando alabamos al Señor, según Salmo 22,3, Dios se entrona entre nosotros, habitando la atmósfera de nuestras alabanzas. Y allí empezamos a adorarle, a darle loor y honra y expresiones de amor por lo que Él es, nuestro amado Padre, nuestro Salvador, con su Santo Espíritu quien es nuestro maestro y consolador.


3. La alabanza, una operación de fe, es un instrumento que creará la atmósfera para la presencia de Dios, donde le complace habitar (Salmo 22,3). La alabanza es usada a menudo en tiempos de necesidad, desánimo, prueba, tentación o guerra, creando la atmósfera de alabanza en medio de nuestras circunstancias para que nuestras vidas sean fortificadas contra la obra del enemigo. En contraste, la adoración es la expresión de nuestra respuesta a su presencia, después de que su presencia haya venido. La adoración involucra reconociendo la presencia de Dios, respondiendo a su presencia y a su Espíritu Santo, y recibiendo de su vida y su unción.


4. La distinción importante entre la alabanza y la adoración no es la expresión particular que se manifiesta en un servicio, sino el hecho de que mientras la alabanza se opera a menudo como un acto de fe creando la presencia de Dios, la adoración es la expresión de nuestra respuesta a su presencia.


5. Las palabras “vertical” y “horizontal” pueden usarse para hacer una distinción entre la alabanza y la adoración…El sacrificio de alabanza tiene que ver con el tiempo, relacionándose al creyente en cada una y toda situación de su vida diaria. La alabanza nace de la fe, es un instrumento de guerra, y un método de crear una atmósfera para la presencia de Dios. Con frecuencia ofrecemos a Dios el sacrificio de alabanza para que nos bendiga, ayude, libere y habite con nosotros para que en la tierra reinemos como vencedores. La alabanza, por eso, es “horizontal”, aplicándose a la vida diaria del creyente aquí en la tierra. La adoración, la expresión de una relación eterna, es “vertical”. Nacida del vientre de nuestra relación con Dios, la adoración involucra nuestra respuesta a su presencia divina. La adoración nunca acaba y siempre va en aumento, porque nuestra relación con Dios crecerá a través de toda la eternidad.

CONCLUSION:

“Alaba... hasta que el espíritu de Adoración llegue. Adora... hasta que la gloria llegue. Luego... Cállate y permanece en la gloria!”.